Noticias

Resiliencia: un valor corporativo impulsado por la inclusión laboral

Resiliencia: un valor corporativo impulsado por la inclusión laboral

De acuerdo con Eduardo Frontado Sánchez, experto en temas de inclusión laboral, los empleados con habilidades distintas pueden impulsar la Resiliencia en las empresas, debido a que manejan niveles de frustración más altos que los demás.

Escrito por Por: Eduardo Frontado

Lunes, 24 Febrero 2020

 

De acuerdo con Eduardo Frontado Sánchez, experto en temas de inclusión laboral, los empleados con habilidades distintas pueden impulsar la Resiliencia en las empresas, debido a que manejan niveles de frustración más altos que los demás.

Desde que Michael Rutter, padre de la psicología infantil, adaptara por primera vez el término "Resiliencia" a las ciencias sociales en 1993, muchas personas han hecho de este concepto una filosofía de vida, aplicable a cualquier contexto y escenario, tanto a nivel personal como profesional. Hasta el reconocido técnico de fútbol, el colombiano Juan Carlos Osorio, ha incorporado esta palabra dentro de su metodología de trabajo, como herramienta mental y de superación personal, para que sus equipos sean capaces de afrontar y capitalizar las situaciones adversas que tienen que afrontar en cada partido.

Toda esta evangelización sobre la Resiliencia, sin embargo, ha hecho también que varias personas en los últimos años hayan perdido de vista su verdadero significado; ignorando los múltiples beneficios y el nivel de incidencia que esto tiene sobre el carácter, desarrollo y crecimiento personal. En el caso de las organizaciones, el panorama no es muy diferente, pues son pocas las que –verdaderamente- han transformado este concepto en un valor corporativo, con el fin de aumentar la competitividad, el talento, el sentido de pertenencia y la armonía en sus equipos de trabajo.

De acuerdo con Eduardo Frontado Sánchez, especialista en temas de inclusión laboral, una de las fórmulas para impulsar y fomentar la Resiliencia como cultura organizacional, está en vincular a empleados con discapacidad o habilidades distintas, quienes por su condición física o mental e historia de vida, pueden convertirse en motivo de inspiración y ejemplo para el resto de sus colegas.

“Las personas con cualidades especiales, por lo general, manejan niveles de frustración más altos, pues están acostumbradas a superar toda suerte de obstáculos de forma diaria, lo que las hace emocional y mentalmente más fuertes que los demás”, asegura Eduardo, quien fue diagnosticado al nacer con parálisis cerebral. “Mi diferencia, en lugar de desanimarme, representa una forma de crecimiento que me enseña algo nuevo todos los días, por eso las personas como yo siempre vemos oportunidades, incluso, hasta en las adversidades”.

 

Rol del motivador:

Según la Fundació Factor Huma, con sede en Barcelona, España, existen 4 roles de Liderazgo Resiliente que son fundamentales a la hora de diseñar e implementar programas y/o políticas de Resiliencia en una empresa : 1). El rol del educador, encargado de fomentar un entorno de comunicación y un contexto en donde la Resiliencia pueda ser comprendida; 2).  El rol del coach, cuyo deber consiste en que los empleados avancen hacia el objetivo definido; 3). El rol del oidor, quien se encarga de comprender las frustraciones, ideas e inquietudes de los trabajadores; y 4). El rol del motivador, que a través del ejemplo o retórica, anima a sus pares a involucrarse en el proyecto y a aplicar la Resiliencia tanto en la oficina como por fuera de ella.

Los trabajadores con habilidades distintas, por consiguiente, pueden ser de gran ayuda para las empresas que decidan implementar este concepto como valor corporativo, con el objetivo de forjar equipos de trabajo fuertes tanto anímica como emocionalmente, capaces de afrontar y transformar hasta los retos y situaciones más difíciles en oportunidades de crecimiento y desarrollo, donde aspectos como la creatividad y la innovación tienen lugar.

“Para una persona como yo, cuya parálisis cerebral le impide realizar funciones tan básicas como caminar o abotonarse un botón, el solo hecho de levantarse y salir a la calle es ya de por sí un gran desafío, debido a la gran cantidad de obstáculos que tenemos que superar desde que abrimos los ojos”, asegura Eduardo. “Por eso, cuando llegamos a nuestros puestos de trabajo, lo hacemos siempre con la mejor disposición y energía, pues tenemos la ventaja de poder disfrutar de todas esas pequeñas cosas que nos regala la vida y valorarlas cada día más. Influyendo de forma positiva en el ánimo de nuestros compañeros y en la forma en la que ellos piensan y afrontan sus problemas”.

 

Organizaciones resilientes:

La Resiliencia, en pocas palabras, es la capacidad que tienen las personas para afrontar contextos de adversidad y adaptarse rápidamente a los cambios, permitiendo la liberación de todo el potencial y el talento escondido, para encontrar soluciones que permitan superar esos momentos de crisis.

Desde la perspectiva corporativa sucede exactamente lo mismo: las crisis empresariales (originadas por factores externos o internos) pueden convertirse en oportunidades reales de transformación y crecimiento, si la organización decide afrontar los problemas con valentía, sinceridad, creatividad e innovación, respaldada por un trabajo en equipo. De lo contrario, si la empresa no aprovecha estas experiencias para mejorar y progresar sino simplemente para sobrevivir, nunca será capaz de aprender de sus errores para corregirlos.

“Lo que diferencia a la resistencia de la resiliencia, es que en el primer escenario, la compañía se limita únicamente a sobrellevar el temporal, mientras que en el segundo, emerge trasformada por las experiencias vividas en la adversidad”, enfatiza Frontado.

“Los trabajadores y emprendedores con habilidades distintas somos el resultado de eso último, pues nuestra forma de revelarnos contra el mundo, es superando las pruebas que a diario la misma sociedad nos impone, para vivir una vida con las mismas oportunidades y derechos que los demás, y en donde rendirse no es ni siquiera una opción. Un atributo del que, indudablemente, pueden aprender tanto las organizaciones como los individuos que las componen”, concluye.

 

 

 

###

Eduardo Frontado Sánchez es Licenciado en Comunicación Social, con Mención en Comunicaciones Publicitarias, de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) de Caracas, Venezuela. Además, tiene una Maestría como Especialista en Desarrollo Organizacional de la misma alma mater. Al nacer, fue diagnosticado con parálisis cerebral, enfermedad que no le impidió disfrutar de una vida digna y de una educación de calidad. Por el contrario, se convirtió en una motivación para salir adelante y desarrollarse profesionalmente, al punto de que hoy en día es un reconocido conferencista y motivador en su país, donde ha trabajado para algunas de las más importantes empresas en las áreas de adiestramiento y selección de personal, consultoría organizacional, mercadeo y administración. Convirtiéndose en todo un referente en temas de inclusión laboral para personas con discapacidad. “El ser humano debe ser del tamaño de sus sueños. La clave de éxito de las personas debe ser siempre buscar oportunidades hasta en las adversidades”.

 

 

 

Servicio: Gestión de prensa

Palabras Clave:

  • Inclusión laboral
  • Gestión humana
  • marca personal
  • Consultoría